Cómo escribir novela romántica histórica

Cómo inspirarse para escribir una novela

Una pregunta que me han planteado en múltiples ocasiones en los últimos años es: “Patri, ¿cómo logras inspirarte para escribir tus novelas?”. Decir que no tengo trucos sería mentir a mis queridas lectoras así que, en este post, quiero compartir con vosotras algunas de las fuentes de inspiración que logran despertar mi imaginación y activar el proceso creativo para escribir una novela.

Después de muchos años escribiendo he logrado identificar aquellos puntos gatillo que me permiten activar mi zona más creativa del cerebro y permiten que las palabras comiencen a brotar solas.

Trucos sencillos para escribir una novela romantica

Prestad atención a los demás.

Puede parecer una tontería pero no puedo contar la cantidad de  veces que escuchar a los demás me ha salvado de un bloqueo en el planteamiento de una escaleta. En ocasiones tenemos algo dentro de la trama que no conseguimos que encaje con el resto y eso, frustra mucho. Recuerdo una vez que viajaba en autobús urbano para ir al trabajo y escuché una conversación (sin pretenderlo, por supuesto) y una de las anécdotas que relataron me dio la clave que necesitaba para poder avanzar en mi historia. No es necesario (o a veces sí, depende de la historia) crear tramas muy elaboradas porque en el día a día podemos encontrar fuentes inagotables de inspiración. Escuchar a los demás nos proporciona multitud de ideas gratuitas que se pueden usar.

Escuchad la playlist adecuada.

En mi caso, utilizo la música de dos formas diferenciadas: para recrear y para generar emociones. Procedo a explicar estos conceptos para que podáis comprender el poder que la música tiene en mi. Como he comentado, en ocasiones necesito imbuirme dentro de una ambientación, una época, una escena o un momento concreto. Siempre trato de escoger canciones, bandas sonoras o playlist que me permitan ebocar esos escenarios que no tengo en mi día a día. En este caso, tengo varias bandas sonoras como refugio que me permiten sumergirme de golpe en el periodo histórico en el que ambiento mis novelas.

La segunda opción: las emociones. ¿Cuántas veces nos ha costado plasmar a la perfección la intensidad de una escena dramática o el momento en que nuestros personajes se dicen “te amo” por primera vez? Hay música y, más concretamente, canciones, para todas y cada una de las emociones. Recuerdo una escena a caballo que trataba de escribir que utilicé música de “El señor de los anillos”. Recuerdo una escena triste y melancólica que utilicé una canción que me emocionó y casi me hizo llorar.

Recordemos un tema importante: escribimos escenas con personajes que sienten. Si no somos capaces de sentir tristeza en un momento dado tendremos que esperar a que esa emoción brote de manera natural o bien, causarla con música.

Comparto con vosotros la banda sonora perfecta (para mi).

Ver para creer.

Otro de los infinitos recursos que tenemos a nuestro alcance debemos atribuirlo al cine o a la televisión. Ver la preciosa escena del baile de “Orgullo y prejuicio”, el cruce de miradas de “Emma” o la tensión de “Persuasión” me permite sentir que formo parte de la historia llenándome de esos detalles que necesito para comenzar a escribir.

Dependiendo de la época que hayáis escogido para vuestras novelas tendréis que recurrir a uno u otro catálogo de filmoteca para escoger. Estoy segura que de manera natural conoceréis muchos títulos que os podrán servir.

Formación

En ocasiones, reciclar y mejorar contenidos es la mejor forma de asegurar nuestro progreso. Invertir en formación es invertir en futuro. De igual forma que invertimos en un buen frigorífico o en un buen sofá, ¿por qué no invertir en nosotras? Por si os interesa, en la plataforma de la web tenéis disponibles cursos de formación para escritoras de romántica. Curso “Como crear el romance perfecto”.

Encuentra tu tiempo y tu espacio.

Muchas personas que no comprenden el oficio o la profesión de escritor afirman que la inspiración puede llegar en cualquier lugar y en el momento más insospechado y, en realidad, es verdad. Bueno, yo diría que es una afirmación a medias.

Sí que es cierto que las ideas, alguna pequeña trama, la resolución de ese conflicto puede venir a nuestra mente mientras paseamos, hacemos la compra o incluso, esperamos que nos llame un amigo. Pero la verdad es que, ponerse a escribir como tal, es algo muy diferente.

Mi consejo es que experimentes las distintas horas del día y lugares que más se puedan adecuar a ti y a tu proceso creativo. Cada una tenemos un bioritmo diferente y debemos analizar nuestro cuerpo, nuestros niveles de productividad y creatividad. Por ejemplo, en mi caso, soy una persona altamente diurna. No me importa madrugar y despertarme a las cuatro de la mañana para estudiar o trabajar. Por eso, mis picos de productividad son las primeras horas de la mañana. Es por eso, que, en caso de escribir, tengo que ocupar esas primeras horas en teclear.

Pinterest, fuente inagotable.

Amigas mías, acabo de presentar al mayor némesis de una escritora: Pintrest. Estoy muy segura que todas conoceréis esta maravillosa red social que funciona como un banco ilimitado de imágenes. Una plataforma muy sencilla en la que puedes entrar en busca de una imágen para recrear un castillo y acabas despertando tres horas más tarde con un centenar de imágenes dentro de una carpeta y sin ninguna palabra en el documento word.

¡Precaución y sensatez! Confieso que siempre utilizo esta red social para encontrar distintos recursos visuales que me permitan asentar mi novela en mi mente. Creo una carpeta por cada novela y después, subcarpetas por temáticas: escenarios, personajes, vestuario, elementos varios… Gracias a todas estas imágenes creo un collage hasta que logro la imagen que tengo en mi mente.

Bonus. El poder de una gran lectura

Leer. Leer. Leer.

Es una gran verdad pero antes de ser escritoras somos lectoras y eso quiere decir que tenemos muchas historias a nuestras espaldas que nos pueden brindar la oportunidad perfecta para inspirarnos. En mi caso, siempre tengo una novela de Megan Maxwell en un perfil de la librería y siempre que me pongo a escribir releo ese capítulo que me desencadena emociones en mi. ¿Tenéis un libro que puede ayudar a vuestra creatividad?

Puede ocurrir que leyendo una historia normal (aunque no sea del género de nuestra novela) podamos ver la solución a una trama, el comportamiento de un personaje, la justificación a un problema o simplemente, la decoración de un salón nos proporcione esa chispa que necesitamos para solucionar nuestro problema o que nos permita ponernos a escribir.

Enlaces de interés:

Curso de formación “Cómo crear el romance perfecto”

Deja una respuesta

Artículos recomendados

Suscríbete a la newsletter y recibe un 10% de descuento en la tienda romántica

Déjate enamorar por apasionantes novelas

¡10% descuento en la tienda!
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad