Cómo escribir novela romántica histórica

Cómo documentarse en novela romántica histórica

Una de las preguntas que con mayor frecuencia llega a mi buzón de correo electrónico y redes sociales es: “Patri, ¿cómo documentarse para escribir una buena novela romántica histórica?”. Siempre me tomo la molestia de compartir consejos y trucos con las escritoras que contactan conmigo y hoy he decido dejarlas recogidas en una entrada de mi web para que puedan ser de utilidad. Es, sin duda, una magnífica pregunta que me gustaría abordar en el post de esta semana.

Antes de poder recoger un resumen de las fuentes que empleo en mis obras y que recomiendo es importante definir el tipo de historia que queremos crear, la época histórica y, por supuesto, el nivel de rigor histórico que queremos ofrecer.

  • Podemos ser extremadamente puristas: conservar y plasmar la historia tal cual fue e introducir nuestro romance allí.
  • Podemos ser autoras moderadas: tenemos una época histórica que nos encanta, disfrutamos con las tradiciones y las costumbres PERO nos permitimos algunas licencias para incorporar la historica.
  • Podemos ser más progresistas: el romance prima sobre los datos históricos que son un mero recurso de ambientación.

¿Cuál somos nosotras? En mi caso, confieso que soy una autora moderada. Me gusta respetar datos y hechos históricos, costumbres y tradiciones, reglas y pautas sociales, vocabulario y formas de actuar PERO incluyo modificaciones en los comportamientos de los personajes o en la interacción de su romance que no se espera de su época.

Por supuesto, también quiero romper un mito sobre el proceso de documentación de las novelas con ambientación histórica: “Documentarse NO es aburrido”.

Fuentes bibliográficas para documentarse

Puede que muchos penséis que dado el avance de las nuevas tecnologías, el recurrir a libros y a bibliotecas es algo prehistórico. Dejadme que os diga algo: estáis muy equivocados. Sí que es cierto que en Internet podemos encontrar gran cantidad de información PERO los libros recogidos en bibliotecas y publicados por editoriales pasan por criterios de publicación y rigor histórico y pueden ser muy útiles si queremos aportar verosimilitud a nuestras historias.

Las bibliotecas públicas y centros de préstamo tienen grandes catálogos de referencias sobre datos históricos que se clasifican por periodos históricos, dinastías, edades y etapas… Todo dependerá de la época que hayáis escogido para vuestra ambientación pero acudir a una biblioteca, sacar nuestro carnet de socio y sumergirnos entre sus amarillentas páginas puede ser nuestro mayor aliado.

De igual forma, se debe añadir que cuanto más y más se remonte en el tiempo ese periodo histórico es probable que encontremos menos documentación registrada pero eso no debe detenernos en nuestro cometido y no debemos rechazar por ello esos años que tanto nos apasionan.

En mi casa tengo libros sobre: indumentaria del siglo XIX, tradiciones y costumbres victorianas, el poder del abanico…

Documentales

¿Cuántas veces hemos saltado el típico documental sobre la Guerra de Secesión Americana en la televisión porque no nos interesa? ¿Te has dado cuenta que precisamente has escogido esa etapa histórica para tus novelas? Quizá deberías prestarle más atención. Los documentales de productoras de calidad tienen alto contenido de valor ofrecido por historiadores y narrados con video y audio interesante. Nos ofrecen una forma más “amena” de interiorizar la información que estamos buscando. Sin duda, una opción muy interesante a tener en cuenta.

Páginas webs autorizadas para documentarse

Realizar una búsqueda en Wikipedia puede ser rápido y nos sacará, seguramente, de un apuro pero eso no quiere decir que sea todo cierto o que la información esté contrastada. Precisamente, la faciliad con la que se puede aportar información a esta plataforma supone que no todo es correcto o certero. Por ello, os aconsejo acudir a páginas webs autorizadas de emplazamientos reales, museos, bibliotecas, publicaciones… Si buscáis rigor, lo encontraréis.

Blogs especializados para documentarse

Dependiendo de vuestra elección es posible que encontréis blogs o páginas webs de historiadores que han decidido volcar y compartir sus conocimientos de una forma más accesible para todos a través de internet. Se entiende que son personas con formación histórica que desean compartir información real y verídica.

Profesionales

Por supuesto, también existen profesionales que ofrecen sus conocimientos a autores que desean aportar gran valor a sus obras.

Otras fuentes no tan oficiales

Por supuesto, hay otras fuentes muy interesantes y divertidas que se ponen a nuestra disposición. ¿Has pensado que leer la obra de otra autora de tu mismo nicho es un error? Al contrario, puede ayudarte mucho. Mi consejo es que leas libros de tu mismo género y época histórica para que aprendas cómo otras compañeras de profesión abordan el tema histórico y cómo lo usan a su voluntad para construir la historia.

Por supuesto, ver películas (aunque no puedan tener ese rigor histórico que buscamos) pueden ayudarnos a construir esa imagen visual de ambientación que necesitamos.

Y vosotras ¿usáis algunas de estas fuentes? ¿cuáles son vuestras favoritas? ¿añadiríais algunas más? En ocasiones, el proceso de documentación puede parecer tedioso y aburrido pero nada más lejos de la realidad. Se puede disfrutar mucho y es un proceso de aprendizaje enriquecedor.

 

Enlaces de interés:

Post Cómo escribir historias de amor

Post Cómo inspirarse para escribir novela romántica

 

 

Deja una respuesta

Artículos recomendados

Suscríbete a la newsletter y recibe un 10% de descuento en la tienda romántica

Déjate enamorar por apasionantes novelas

¡10% descuento en la tienda!
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad