Mentalidad para escritoras emprendedoras

10 consejos para ser más productivo

A lo largo de los últimos 11 años he tenido que aprender a ser altamente organizada y productiva con mi tiempo porque desarrollaba dos trabajos de manera simultánea. Por eso, al igual que vosotros, en su momento busqué consejos para ser más productivo. Pero no hay nada como la experiencia personal y años de trabajo para extraer jugo a lo vivido y tener tu propia lista. Comparto con vosotras 10 consejos para ser más productivo.

Cómo organizar mi tiempo para ser más productivo

Todas buscamos poder sacar el máximo partido a las horas que tenemos para poder llevar a cabo nuestros proyectos. Pero ser “productivo o productiva” como tal no solo es ejecución, es análisis. Mucho análisis. ¿Qué quiero decir con estos? Hay consejos que aun siendo universales tienen que saber cómo aplicarse a uno mismo porque no todas funcionamos de la misma forma o podemos organizarnos de la misma forma.

Mejorar productividad: Día o noche

Hay personas que mantienen mejor la concentración y son más productivos por el día en la mañana, otros por la tarde y hay quien encuentra más intenso el trabajo nocturno. ¿Cuál es la mejor? Todas. Debes analizar tus bioritmos y comprender cuándo tu mente y tu cuerpo está más activo y cuándo pueden rendir al máximo. Escucha a tu cuerpo, es muy sabio y te dirá cuándo debes centrar tu periodo de trabajo diario.

Por ejemplo, en mi caso, soy una persona altamente diurna. De 8 a 12 horas tengo un pico de hiperproductividad y de 12 a 15 horas una fase más tranquila de productividad pero igualmente aprovechable. Por las tardes, mi nivel de concentración disminuye drásticamente por el cansancio del día y, por las noches, soy incapaz de trabajar. Bueno, no es del todo cierto porque la mayoría de mis novelas se han escrito de noche porque trabajaba en otra cosa por las mañanas pero, desde hace tiempo, las cosas de desarrollo de negocio y empresa siempre son por la mañana porque requieren de mi máxima concentración.

Define horarios de trabajo

Se que emprender un negocio es difícil y costoso a nivel de recursos, de tiempo y de vida personal y salud PERO eso no quiere decir que seamos esclavos del mismo. Os recuerdo que el trabajo desde casa cuando emprendemos tiene que adaptarse a nuestros estilo de vida o al que deseamos tener y no a la inversa. No podemos mal vivir para tener el negocio a flote. Tenemos que establecer un horario de trabajo claro y ser consecuentes. Por ejemplo, hemos fijado que trabajaremos de 9.00 a 15.00 horas y a esa hora deberíamos cerrar el ordenador, el libro o lo que sea. ¿Por qué? Porque es importante marcar límites, tener nuestra vida personal o familiar, desarrollar y tener tiempo para nuestros hobbies o simplemente, salir a correr. Si nos saltamos constantemente estas pautas dejaremos de tener el control de nuestro tiempo y las obligaciones nos consumirán. Por supuesto, tendríamos que aprender a gestionar las tareas pospuestas en caso de que no cumplamos objetivos diarios.

Calcular tiempos

¿Cuánto nos cuesta gestionar el contenido en redes sociales? ¿cuánto nos cuesta responder a nuestros correos electrónicos o escribir un capítulo de nuestra novela? Saber cuánto demora realizar cada tarea nos permitirá agendar de forma sensata y coherente las tareas para cada día de trabajo. Eso supondrá ser consecuentes con el tiempo que tenemos y no sobrecargar con exceso de tareas. Es mejor tener definidas nuestras acciones importantes del día.

De igual manera, y esto es importante, definir cuándo es mejor realizar cada tarea del día. Por ejemplo, si nuestro pico de productividad es a primera hora de la mañana lo aconsejable sería realizar la tarea más costosa o que requiera de nuestra máxima concentración. Posteriormente, nuestros niveles de atención descienden y podremos encargarnos de tareas menos relevantes o que puedan tener mejor dificultad.

Alimentación

No todo en la vida es trabajo, trabajo y trabajo. Muchas veces, cuando trabajamos desde casa tenemos tendencia a desayunar en la mesa de trabajo o a comer en dos minutos porque tenemos que terminar una tarea urgente. ¡Error! Es igual de importante esa tarea que mantener tu salud. ¿Qué harás cuando todo tu trabajo te absorba tanto que olvides algo tan importante como comer? Sin energía no podemos trabajar. No lo olvidemos. Dediquemos el tiempo necesario a comer y marquémoslo en nuestros horarios de trabajo como algo necesario e inamovible. Nuestra mente y nuestro cuerpo desconectarán durante un rato que siempre es algo de agradecer.

Cambiarse de ropa

Quitarse el pijama y ponerse ropa deportiva, ropa de salir a la calle o ropa elegante ayuda a nuestro cerebro a establecer límites de lo usos de nuestra vivienda. Cuando estoy en pijama, soy “una civil” y, cuando llevo el pantalón, la sudadera y el moño soy la escritora productiva. Le estamos diciendo a nuestro cerebro algo muy sencillo: “estoy en on”.

Definir espacio de trabajo

Un día aquí, otro día allá y luego, vuelvo al primero. ¡No, no, no! Necesitamos tener una zona de trabajo adecuada, ordenada y fija en la que sentarnos cada día. Por supuesto, con acceso a todo lo que necesitamos para desempeñar nuestras funciones de escritoras y empresarias y, que nos resulte cómoda e inspiradora. Mi gran gran consejo del día es que ese espacio esté siempre ordenado. Un espacio ordenado es una mente clara y un tiempo aprovechado. Nuestro espacio de trabajo define y muestra cómo somos en realidad.

Ruido o silencio

¿Trabajas mejor en silencio sepulcral o te incomoda y necesitas la música? Cada uno de nosotros encontramos la productividad en un tipo o en otro e, incluso, a lo largo del día podemos pasar por fases y tareas que requieran de alternar estados.

Prioridades y tareas

Podríamos y debería dedicar un post completo a este consejo pero marcar las tareas prioritarias del día es fundamental. Todos nuestros proyectos tienen líneas de actuación que se descomponen en acciones de ejecución, ¿correcto? Analicemos, en función de nuestra jornada y aprovechamiento del tiempo cuáles podremos realizar hoy. De la misma forma que tendremos que aprender a que, si una tarea no se puede hacer hoy porque algo ha ocurrido que nos ha desconcentrado en nuestra jornada tendremos que reubicarla en otro día de trabajo y ser consecuente con ello.

Mi consejo es que tengáis un sistema de planificación: ya sea agenda digital o física. En mi caso, trabajo con un sistema mixto. Google calendar para bloques de tiempo y agenda en papel para tareas. ¿No es latoso ese sistema? A cada una le funciona algo distinto. Calendar siempre viene conmigo así que puedo decir, si alguien me pide una reunión y voy por la calle, si el miércoles próximo tengo la agenda libre o si tengo otras citas.

Evitar distracciones

¿Cuál es tu máximo ladrón del tiempo? ¿dónde se pierden tus horas de trabajo? ¿no te ha ocurrido alguna vez que has entrado en Instagram para responder un mensaje y tres horas después cierras la aplicación? ¿o con Pintrest? Los ladrones de tiempo reducen nuestra productividad y nos restan tiempo de las tareas importantes.

El móvil y todo lo que conlleva es la principal fuente de distracción. Tener el teléfono en silencio, sin notificaciones o sin acceso a internet es vital para favorecer la concentración. De la misma forma, habla con tus familiares y amigos y hazles conscientes de que, aunque trabajes en casa no estás perdiendo el tiempo y tienes un horario de trabajo. Si es algo urgente, estás disponible. En caso contrario: termino de trabajar a las 15.00 horas.

Culpa cero

¿Te has marcado una gran cantidad de tareas pero no las has logrado tachar todas de la agenda? Es probable que tu objetivo del día haya sido muy ambicioso, que no hayas realizado un buen análisis del tiempo que te lleva realizar cada tarea y hayas marcado expectativas muy altas y han ocurrido contratiempos. Todo puede pasar. No te sientas mal si es así. Coge esa tarea y márcala para otro día.

 

Hace varios años publiqué un vídeo en mi canal de YouTube en el que hablaba precisamente de estos 10 consejos para ser más productivo trabajando desde casa. En múltiples ocasiones he trabajado con particulares que desean implementar estrategias de productividad en sus rutinas diarias: mejorar en los estudios o tener tiempo para simultanear trabajo y estudio…

Analizar, valorar, planificar e implementar.

Hasta aquí mis consejos sobre cómo ser más productivo en casa. Os invito a que realicéis un ejercicio introspectivo para valorar todos estos puntos y, con los resultados delante, sabréis cómo gestionar mejor vuestro tiempo.

 

Por cierto, me gustaría recordar que podéis formar parte de la newsletter de la web.

Recibiréis gratis dos ebooks:

7 claves para garantizar el éxito de tu novela

Relato “Middleton”

Deja una respuesta

Artículos recomendados

Suscríbete a la newsletter y recibe un 10% de descuento en la tienda romántica

Déjate enamorar por apasionantes novelas

¡10% descuento en la tienda!
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando estás aceptándola.   
Privacidad