Libros recomendados de novela romántica

Novelas románticas históricas divertidas

Al contrario de lo que la mayoría de la gente (falsamente) cree, la novela romántica histórica también puede estar llena de escenas divertidas, picaronas y sarcásticas capaces de sacarnos una gran sonrisa e incluso, una carcajada. Combinar la novela romántica histórica con puntos de comedia es algo complicado pero, por suerte, puedo recomendar algunas autoras que son capaces y que lo han dominado a la perfección. ¿Queréis conocerlas?

Sarah Maclean

Bajo mi punto de vista, una de las verdaderas amas de la novela romántica histórica con toques de comedia es Sarah MacLean. Conocí a esta autora hace muchos años con “Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja”, la primera parte de la trilogía Amor en Cifras. Tuve la suerte de encontrar esta primera historia en una diminuta sección destinada a novela romántica en la biblioteca pública de mi ciudad. Una edición que, estoy segura, había pasado por muchas manos porque estaba bastante deteriorada. Parece una tontería pero para mí, es un detalle que dice mucho.  A los dos días tuve que regresar para buscar el resto de los libros de la serie y desde entonces, soy una fiel y ultra admiradora de esta autora. Escriba lo que escriba, allí estaré yo.

Tiene un estilo único, divertido, con toques pícaros y si se me permite decirlo, arriesgado. Cada novela supera a la anterior y se puede apreciar como la autora toma confianza porque se arriesga con escenas más picantes, con diálogos más dinámicos y provocadores y, por supuesto, con discusiones chispeantes. Sinceramente, es mi autora de novela romántica favorita y una gran apuesta si estáis interesadas en disfrutar de una divertida lectura.

Como escritora, Sarah MacLean es fuente de inspiración.

Lisa Kleypas

Por supuesto, si hablamos de reinas de la novela romántica histórica no podemos olvidarnos de Lisa Kleypas. Personalmente, considero que la serie Wallflower tiene un punto de comedia entretenido y que puede hacernos pasar unas horas más que agradables. La autora se ha consagrado como gran referente a nivel internacional dentro del panorama de la novela romántica histórica. Capaz de crear personajes memorables, con cierto desdén por desobedecer todo lo establecido. Tiene un estilo narrativo único, diálogos dinámicos y fluidos, crea momentos divertidos que te hacen vivir el romance de cada pareja. Sientes cada tira y afloja, cada sencillo pero intenso cortejo. Cuando eres amante del género eres capaz de reconocer una novela de la autora solo con leer un capítulo (algo que también me ocurre con Sarah MacLean)

Darle una oportunidad a su saga Wallflower. Y por supuesto, al resto de libros de esta prolífica autora porque he perdido la cuenta de títulos que he podido disfrutar.

Confesión de amante del género: conocí a la autora gracias a la colección de novela romántica histórica de mi madre. Ella tiene muchos (muchísimos) títulos de la autora y hace años tuve la (enorme) suerte de hacer un super maratón y leer una gran cantidad de novelas seguidas.


Elizabeth Boyle

Confieso que no he leído muchas novelas de la autora PERO “Cautivada por el duque” llamó mi atención cuando estaba tratando de encontrar nuevas autoras del género y marcó, sin duda, un antes y un después. Es una historia dinámica y divertida, con tiras y aflojas, con unos diálogos chispeantes y que me desesperó a cada página por la intensidad que se desprendía en el romance.

Muchas veces la parte de “comedia” no se asigna a una carcajada que te haga saltar las lágrimas de pura felicidad, sino a un momento en que tu corazón se detiene porque es tan pícado, obsceno y divertido que no puedes creer que sea verdad.

Megan Maxwell

Siempre lo he dicho y lo diré, descubrí la novela romántica histórica y AMÉ la novela romántica histórica por “Deseo concedido” de Megan Maxwell. Tengo este libro

manoseado, con cientos de marcadores de colores y mínimo, una vez al año lo leo (bueno, este y toda la saga). Puede que no sea una novela cómica al uso, porque no lo es, pero SÍ que sus personajes te hacen pasar momentos muy divertidos. Su protagonista es indomable, terca, obstinada, valiente y temeraria y eso le lleva a vivir situaciones únicas y tensas y, por supuesto, a sacar de sus casillas a su compañero de viaje. Sin duda, una de las historias más entretenidas, dinámicas, atractivas y provocadoras que he leído. Todavía recuerdo esa “primera vez” de la protagonista.

Aunque Megan ha publicado más títulos de novela contemporáneo son muchas, miles y miles de lectoras las que le conocemos y le seguimos por su clan de las Guerreras Maxwell. No importa si tomáis el primero, el segundo (ÉPICA), la tercera o las siguientes, es un valor segudo.

Patricia García Ferrer

Por supuesto, no estoy a la altura de las grandes e internacionales autoras de novela romántica histórica PERO sí que puedo recomendar “Te robaré el corazón” como ejemplo de novela divertida, con toques únicos, con diálogos con gancho y chispa que te harán pasar un buen momento. La comedia, para mí, fue un verdadero reto. Quería combinar mi pasión por la novela romántica histórica con ese toque que tanto admiraba de Sarah MacLean y así surgió esta historica. Gwen y Gabriel son dos ejemplos vivos de lo que el inconformismo, las ambiciones y las esperanzas pueden lograr. Su romance es intenso y apasionado, lleno de tensión y altibajos, de momentos desesperantes y llenos de ilusión al mismo tiempo.

Y otra de las cosas que me propuse cuando planteé la escaleta de esta novela era que la acción también tenía que entrar en la ecuación y de principio a fin, es todo una aventura.

Por cierto, para esta historia puse en práctica la creación del romance perfecto que os enseño en el curso online de la Academia. Además, el curso tiene una sesión tutorizada privada para perfeccionar y corregir la escaleta

¿Qué otras novelas de romántica histórica conoces que te hayan sacado una sonrisa?


Deja una respuesta

Artículos recomendados

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando estás aceptándola.    Ver política de cookies
Privacidad